3.  CRISIS Y DESCONCIERTO
MENÚ DE LA WEB   La situación general del pueblo era de malestar, que terminaba de vez en cuando en motines.
El desabastecimiento y la especulación del grano en 1776, había llevado a los habitantes de las
ciudades de Aragón a un motín difícil de olvidar. Existía una desconfianza popular hacia la modernidad de los ilustrados y reformistas, partidarios del libre mercado y hacia las autoridades que permitían estos abusos. Continuó la situación con una gran crisis de cosechas en 1801-04, los precios se dispararon, así como los impuestos. El más impopular era el del vino. El aguante del pueblo se acrecentó en el mercado de Zaragoza.

El intendente de la ciudad Garciny (Godysta), fue mal recibido en el mercado de abastos, ocurriendo lo mismo en otros lugares. Debido a estos sucesos obtuvo una licencia a principios de abril, que aprovechó para marcharse con su familia a la Corte sin regresar jamás a Zaragoza. La población había echado a la segunda autoridad de Aragón, se conversaba con una libertad nunca conocida, incluso colocaban carteles contra las autoridades, sin embargo, faltaba un líder que fuese respetado por todos.
Como es sabido Carlos IV abdicó a favor de su hijo Fernando, si bien, todavía la administración era mandada por fieles a Godoy. En Aragón, política y militarmente gobernaba el capitán general Guillelmi. El 5 de mayo informa a la población con un bando mandado por el tío de Fernando VII, notificando lo ocurrido en Madrid el día 2 y solicitando la buena armonización con las tropas francesas.
1. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
2. ZARAGOZA EN 1808
4. INSURRECCCIÓN
5. EN CAMPO ABIERTO
6. PRIMER SITIO I
7. PRIMER SITIO II
8 PRIMER SITIO III
9. ENTRE DOS SITIOS
10. SEGUNDO SITIO I
11. SEGUNDO SITIO II
12. SEGUNDO SITIO III
13. SEGUNDO SITIO IV
14. CAPITULACIÓN
 
Ente tanto, en Bayona y llamado por Napoleón, Fernando VII es obligado a renunciar a la corona de España a favor de José, hermano del emperador.

José Palafox, pertenecía a la camarilla del Rey Fernando, siendo en ese momento brigadier de los guardias de corps. Estaba cumpliendo ordenes custodiando a Godoy después de su captura en Madrid, para entregarlo a los franceses en la frontera. Se sospecha que el Marques de Castelar convenció a Palafox, para que pasase junto con otros guardias a Bayona y exponerle al Rey Fernando lo ocurrido, a la vez que pedirle instrucciones. Siendo estas, la de sublevar Aragón contra los franceses pidiendo la libertad del Rey.

Palafox ya de regreso, se encontró con el Conde de Montijo y planearon el rescate del Rey Fernando, estableciendo postas por el camino hasta llevarlo a Zaragoza. Su tío Don Antonio, seria interceptado en Tolosa (Guipúzcoa), por tropas españolas y escoltado también a la ciudad. Para desdicha de los rescatadores, fueron descubiertos por los agentes de Napoleón. Intensamente buscados por Irún y perseguidos por los gendarmes, tuvieron que escapar por atajos y despoblados hasta llegar a Zaragoza el 12 de Mayo.

Sin perder tiempo, Palafox, se entrevistó con el capitán general Guillelmi, exponiéndole las instrucciones del Rey Fernando y pidiéndole que se adhiera al alzamiento contra los franceses. Sin embargo, no consiguió convencerle, incluso le amenazó con arrestarle. Visto que de Guillelmi no conseguía nada, intento buscar apoyo en un familiar de los Palafox; el Conde de Sastago, para formar con ellos y otros individuos una Junta de militares, nobles y ciudadanos adinerados.

El vecindario no tenía representación ya que recelaban armarlos. Su objetivo era movilizar a los habitantes, para usurpar las esferas de poder a las autoridades nombradas por Godoy y sustituirlas por fieles a Fernando. Que en su nombre, debían levantar Aragón contra los franceses. Entre tanto, José Palafox presionado por el capitán general, decidió refugiarse en la Alfranca, finca de unos parientes, a la espera de acontecimientos.
   

 Abdicación de Bayona (ilustración)


Palacio de la Alfranca (particular)