10

ENTRE DOS ASEDIOS

 
"La retirada en el Sitio de Zaragoza".
Marcelino Unceta, 1897


T
erminado el primer asedio, las autoridades tomaron una serie de medidas higiénicas para evitar todo riesgo de epidemias. Se autorizó a los paisanos a retornar a sus lugares de origen, con el fin de
recoger las cosechas y llevarlas a Zaragoza. Estaban convencidos del regreso del enemigo. Además, se acordó la expulsión de los residentes franceses en la ciudad y el secuestro de sus bienes.
Tanto militares como paisanos, comenzaron a reparar las defensas destruidas y a construir otras nuevas, el responsable de las obras seguía siendo el coronel de ingenieros Sangenis, sin embargo, no se consiguió terminarlas a tiempo. A cambio, se pudo recuperar las piezas de artillería arrojadas por los franceses al canal Imperial.

En el resto de España la resistencia zaragozana provocó un sentimiento de apoyo, llegando cantidad de donativos tanto en metalito, como en especie. El 5 de septiembre, el comisario Británico Charles Doyle, llegó a la ciudad. Quedando impresionado por la resistencia mostrada. Doyle colaboró con un cuantioso donativo y 8.000 fusiles que llegarían meses más tarde. Los franceses en la retirada hacia Navarra, fueron perseguidos por un ejército de 4.000 hombres (voluntarios de Zaragoza y Huesca) al mando de Luis Palafox. No obstante, estos combatientes tuvieron que integrarse a otras fuerzas españolas que desde Castilla y Valencia iban al alcance del enemigo. Pensaban en derrotarles y expulsarles de España.

Mientras, Napoleón, en un empeñó personal, lanzó sobre la Península 250.000 hombres de la "Grande Arme", todos veteranos y que nada tenían que ver con los soldados bisoños de 1807. El Emperador quería llevar a cabo una campaña de sometimiento en la península. Siendo la línea del Ebro, uno de los objetivos prioritarios. Al mando de estas fuerzas estaba el prestigioso mariscal Lannes.
Siete Cuerpos de Ejército eran los encargados de cumplir las ordenes del Sire, dirigidos por los siguientes generales.
Víctor (1: C.E), Bessiires (2: C.E), Moncey (3: C.E), Lefévbre (4:C.E), Mortier (5: C.E), Ney (6: C.E.) y Sant-Cyr (7: C.E).

Otra vez Tudela fue la llave para entrar en Zaragoza, al perder los españoles la segunda batalla el 23 de Noviembre. La consecuencia de esta derrota fue el segundo asedio que sufriría la capital. Después de la dispersión ocasionada por este descalabro, algunas tropas participantes se refugiaron en la urbe. La división de Saint-Marq (mariscal belga al servicio del ejercito español) y la de O`Neille, así como parte de las de Roca y Villariezo. Entre tanto, el ejército asediador, no queriendo caer en los errores cometidos en el primer sitio se tomaba su tiempo en los preparativos.

Iba a comenzar el segundo asedio, cuyas consecuencias fueron mucho más colosales que en el anterior. El frío, hambre, bombardeos, asaltos...y la epidemia de tifus, fueron las causas que acabaron con la vida de miles de los defensores de Zaragoza.

Un hecho luctuoso significativo tuvo la ciudad, el 15 de Noviembre de 1808  muere Jorge Ibort Casamayor, "Tío Jorge", contagiado por el tifus.
 

             PLANO DE ZARAGOZA EN 1808

 

1.-Puerta Sancho.- 2.-Puerta del Portillo.- 3.-Castillo de la Aljafería.- 4.-Cuartel de Caballería.- 5.-Eras del Rey.- 6.-Puerta del Carmen.- 7.-Puerta de Santa Engracia.- 8.-Convento de Santa Engracia.- 9.-Puerta Quemada.- 10.-Convento de San José.- 
11
.-Barrio de la Magdalena.- 12.-Barrio de Tenerías.- 13.- El Arrabal.


    INICIO
1.INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

6.EN CAMPO ABIERTO
11.SEGUNDO SITIO  I
2. ZARAGOZA EN 1808

7.PRIMER SITIO  I

12.SEGUNDO SITIO  II

3. MAPAS DE LA ÉPOCA

8. PRIMER SITIO  II

13.SEGUNDO SITIO  III

4.CRISIS Y DESCONCIERTO

 9. PRIMER SITIO  III

14.SEGUNDO SITIO  IV

5 .INSURRECCIÓN

10. Entre dos Sitios

15.CAPITULACIÓN