13.  SEGUNDO SITIO IV
MENÚ DE LA WEB   21 DE DICIEMBRE 1808 AL 21 DE febrero 1809

4ª Fase. Asalto a la ciudad.
Informado Lannes que Zaragoza no recibiría ayuda exterior, ordenó el asalto definitivo el 28 de enero. Tras un continuo bombardeo el día anterior, se introdujeron los franceses por Santa Engracia y sus cercanías. En un cuerpo a cuerpo atroz, luchando casa por casa, llegando el combate a los tejados mismos como prolongación del terreno perdido en el suelo. Los imperiales, conquistaron fuertes posiciones en la Plaza de Santa Engracia, convento de los Trinitarios y en la calle Paboste.

Cuando la resistencia era tenaz, los zapadores franceses practicaban galerías subterráneas para colocar minas o hornillos haciendo volar las casas, así sucedió con las viviendas de la calle Santa Engracia el día 30. En el barrio de la Magdalena, comenzaron los ataques ese mismo día, abriendo una brecha en el convento de San Agustín, por la cual, se introdujeron los granaderos enemigos. La lucha transcurría en espacios reducidos, habitación por habitación, sala por sala. Hasta entonces ningún ejercitó había luchado en esas condiciones. Los franceses, consiguieron avanzar ligeramente, pero una contraofensiva al mando de Palafox les hizo volver a su punto de partida.
Los barrios de la Magdalena y Santa Engracia eran los mas castigados, sus habitantes huían a la zona de la ciudad menos batida; la de San Pablo.
1. INTRODUCCIÓN HISTÓRICA
2. ZARAGOZA EN 1808
3. CRISIS Y DESCONCIERTO
4. INSURRECCCIÓN
5. EN CAMPO ABIERTO
6. PRIMER SITIO I
7. PRIMER SITIO II
8. PRIMER SITIO III
9. ENTRE DOS SITIOS 
10. SEGUNDO SITIO I
11. SEGUNDO SITIO II
12. SEGUNDO SITIO III
14. CAPITULACIÓN

Guerra de minas. (Composición, Ángel Muñoz)
  El resto de paisanos y militares se defendían dentro de las casas y en las barricadas. Pese a su heroísmo, el barrio de la Magdalena fue ocupado el 1 de febrero. Las Tenerías fue atacado el día 2 y el de Santa Engracia ocupado el día 3. Los imperiales, se acercaban lentamente al centro de la ciudad, donde asomaron el 7 por la zona del Hospital de Huérfanos y la Plaza de la Magdalena.
En estos primeros días de febrero, ardió por los cuatro costados el palacio de la Diputación del Reino de Aragón con sus archivos y joyas. Además, continuaban los duros combates en el Arrabal. Tomando el enemigo el convento de Nª Sª de Jesús el día 6, y desde el cual, comenzaron a disparar sus baterías deliberadamente sobre la Basílica del Pilar, con el fin de desmoralizar a los ciudadanos.

El día 11 fue arrebatado a los defensores el convento de San Francisco, después de cuatro días de encarnizada lucha. Los atacantes asomaban ya por el Coso. Para el 18 de febrero, el convento de San Lázaro pasó a manos francesas. El Arrabal había caído.
En ese día y por los hornillos colocados en el subsuelo, saltó por los aires la Universidad. Para estas fechas, Zaragoza escaseaba de víveres, al tiempo que las tropas imperiales seguían avanzando . El 19, voló en pedazos la iglesia de la Trinidad
y se perdió la puerta del Sol. Las bombas y granadas lanzadas sobre la ciudad, sobrepasaban ya las 20.000 desde el
comienzo del asedio. Entre los defensores las muertes superaban las 300 diarias a causa de los combates y la epidemia. Ese mismo día, Palafox, experimenta los primeros síntomas de contagio, estableciéndose una Junta de defensa en la que relegar el mando.

José Palafox, antes de entregar el mando y obligado por las fiebres, envió a su ayudante de campo capitán Casellas, a la Casa Blanca, campamento francés, para entrevistarse con el mariscal Lannes, e intentar conseguir una tregua de tres días. Asimismo, confirmar los progresos del ejército francés en España y en caso afirmativo aceptar la capitulación. Lannes, respondió dando su palabra de honor y ratificando lo antes comentado, junto la imposibilidad de recibir refuerzo alguno, prometiendo el perdón general a todos los defensores de Zaragoza. Mientras, la enfermedad del capitán general se agrava, delegando el gobierno de las decisiones a la Junta de defensa presidida por Pedro María Ric. La Junta fue convocada secretamente por temor a los defensores a ultranza .

El secreto duró poco tiempo y ya enterados, se manifestaron en contra, intentando apoderarse de la artillería y munición, tratando de proseguir la defensa. La Junta, acordó capitular el 20 de febrero de 1809, pese a la negativa de Palafox cuando recuperaba la lucidez. Escoltados por Lanceros franceses, el capitán general y la Junta fueron llevados al su cuartel general en Casa Blanca, donde serian recibidos por el mariscal Lannes, en presencia de Junot.


Asalto de las tropas francesas al Monasterio de
Santa Engracia el 8 de febrero de 1809 (General, Barón Lejeune)

I Recreación Los Sitios (Foto Ángel Muñoz)