13

SEGUNDO ASEDIO    Página III

 


21 DE DICIEMBRE 1808 AL 21 DE FEBRERO 1809

 


Las tropas imperiales a resguardo de las trincheras mientras
la artillería bate una parte de las tapias de la ciudad


3
ª Fase. Eliminar las fortalezas exteriores. Para acercarse a los objetivos con seguridad.
Con ese fin, construyeron trincheras de aproximación o paralelas, su responsable es el jefe de ingenieros general Lacoste. Siendo las siguientes fortalezas; el convento de San José, el reducto del Pilar y la Aljafería. Que una vez tomadas podrían acercarse a los tapiales de la ciudad y con la infantería introducirse en la urbe.

El 23 de diciembre, comenzó la construcción de la primera paralela enfrente del convento de San José, otra en Santa Engracia y la  última en la Aljafería. El 24, atacaron los franceses el convento de San José, en el que tuvieron grandes perdidas, siendo obligados a retirarse hasta la Cartuja. Al día siguiente, una acción del teniente general O`Neylle los echó del soto de Mezquiza. Los imperiales, con estos últimos sucesos, comprendieron otra vez que la ocupación de Zaragoza no iba a resultar sencilla. Aun así, los zapadores enemigos reiniciaron los trabajos la noche del 29, (para estas fechas, comenzaron los primeros síntomas de epidemia, que afectó a los defensores de la ciudad).

Los zaragozanos tuvieron algo de fortuna. Advirtieron que la riada del día 30 de diciembre, había destruido el puente de barcas sobre el Ebro. Durante unos días los dos cuerpos de ejército franceses estuvieron incomunicados. El 31, Palafox, ordenó dos ataques para desbaratar los trabajos de construcción de paralelas. El encargado fue otra vez O`Neylle. Con una fuerza de 4.000 hombres
atacó las trincheras de aproximación que se estaban construyendo en el Arrabal, e intentó liberar Juslibol lográndose en parte. En esta salida la caballería de los defensores provocó 200 bajas francesas. En el sector San José, una descubierta dirigida por Mariano Renovales asaltó las trincheras a la bayoneta, originando 150 nuevas bajas enemigas. Pese a estos reveses, los franceses continuaron con las labores de asedio luchando también contra las inclemencias del invierno.

El 10 de enero de 1809, comenzó un devastador bombardeo dirigido sobre todo a los fortines de extramuros. Dos días después y tras una sangrienta jornada, los defensores del convento de San José tuvieron que abandonarlo, y el día 15 fue tomado el reducto del Pilar. Tras estas dos perdidas y aprovechando sus restos, los zapadores franceses trazaron la segunda paralela, por la orilla izquierda del Huerva a escasa distancia de los muros y tapiales de la capital. Los defensores recibieron el día 11 otro revés más. El gran ingeniero militar que ideó las defensas de Zaragoza, Antonio Sangenis, pierde
la vida en las tapias del convento de las Mónicas.

Las baterías francesas estaban ya situadas desde Bernardona hasta San José. El bombardeo era continuo, saldándose con mas de 100 bajas diarias entre los defensores, debido al cañoneo y la epidemia. Para mas desdicha, el 17 de enero, Zaragoza se queda sin pan y carne. Los zapadores imperiales lograron abrir brechas en los muros de las Mónicas y San Agustín, siendo destruidas
también las tapias desde Santa Engracia hasta las Tenerías.
Arrasados los molinos de aceite que estaban situados fuera de la ciudad, obstaculizada la llegada de refuerzos, desmanteladas parte de las baterías defensivas y frustradas las salidas de hostigamiento, recupera el mando del 3º y 5º Cuerpos el 22 de enero, el Mariscal Lannes. Aprobando los planes de Junot  y estableciendo su nuevo cuartel general en Casablanca.

 
Defensa desde el púlpito de la iglesia del
convento de San Agustín


    INICIO
1.INTRODUCCIÓN HISTÓRICA

6.EN CAMPO ABIERTO
11.SEGUNDO SITIO  I
2. ZARAGOZA EN 1808

7.PRIMER SITIO  I

12.SEGUNDO SITIO  II

3. MAPAS DE LA ÉPOCA

8.PRIMER SITIO  II

13. Segundo Sitio III

4.CRISIS Y DESCONCIERTO

 9.PRIMER SITIO  III

14.SEGUNDO SITIO  IV

5 .INSURRECCIÓN

10.ENTRE DOS SITIOS

15.CAPITULACIÓN